El día que nevó en Motzorongo

El día que nevó en Motzorongo

Todas las mañanas de Motzorongo parecen iguales, gallos madrugadores cantando por todos lados, mujeres corriendo al molino para llevar el nixtamal, obreros en el Ingenio esperando su lonche, niños llevados a las escuelas y otras actividades cotidianas comunes en nuestro pueblo. Pero aquella mañana de un lunes 29 de marzo de 1982 fue diferente porque los habitantes de Motzorongo y otros muchos lugares del sureste de México se levantaron con una imagen que nunca olvidarán en sus vidas: Un paisaje blanco a través de sus ventanas y algo en el suelo que parecía ser… ¡nieve!

La explicación al extraño fenómeno de aquella mañana se encontraba a 600 kilómetros de Motzorongo, en el estado de Chiapas para ser más exactos, pues la noche anterior a las 11:32 de la noche había despertado intempestivamente después de más de un siglo de inactividad El Chichonal, un volcán de aproximadamente mil metros de altura localizado en una región montañosa de los municipios de Francisco León y Chapultenango. La erupción produjo vientos de 3 mil grados centígrados y rocas de hasta dos toneladas de peso borrando del mapa a varias comunidades indígenas a la redonda, la lluvia de ceniza llegó hasta los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y parte de Oaxaca, Veracruz y Puebla. En nuestra región las plantaciones de plátano, cacao, café y otros cultivos terminaron destruidas. El 4 de abril hubo otra explosión, esta vez más fuerte, tanto que la columna llegó hasta la estratósfera y en un par de días la densa nube de ceniza le dio la vuelta el planeta, llegando a Hawaii en 5 días, a Japón en 14 días, al mar Rojo en 16 y por último, el 26 de abril cruzó el océano Atlántico. Semanas antes de que se produjera la erupción del Chichonal la naturaleza ya había advertido del desastre que ocurriría, pues se presentaron varios sismos y en la zona cercana del volcán se sentía la tierra más caliente que lo de costumbre.

En Motzorongo aquella mañana el suelo amaneció cubierto de ceniza y los árboles también, incluso varios quemados y secos, en algunos lugares la ceniza alcanzó hasta 5 centímetros de espesor. La milpa del cerro quedó inutilizada, los árboles de nanche y el café se secaron, lo que provocó que en la zona alcanzaran precios exageradamente altos, el aire se llenó de impurezas y hubo un oscurecimiento dando la impresión que el día parecía noche.

Quienes nacieron en los setentas o antes lo recordarán muy bien pues les tocó ser parte de la historia. Para los que no lo recuerdan dejamos un documental de la erupción del volcán Chichonal, el volcán que hizo que nevara en Motzorongo, o al menos eso pareciera.