Los reales de Motzorongo

Los reales, la moneda de Motzorongo

Motzorongo guarda algunos secretos de su historia porque son pocos quienes la conocen, o mejor dicho, pocos los interesados en conocerla. Pero existe una historia en especial que trata sobre unas monedas que se acuñaron en Motzorongo y se convirtieron en la moneda oficial para el comercio de la zona.

Para contar esta historia debemos remontarnos a la época del Porfiriato, a finales del siglo XIX. Recordemos que esta época juega un papel muy importante en la historia de nuestro pueblo, pues al tender la red ferroviaria que conectaría la Ciudad de México con el puerto de Veracruz se encontraron con una vasta región virgen cuyos paisajes enamorarían al general Carlos A. Pacheco, responsable del proyecto del Presidente Porfirio Díaz, y que llevaría a fundar su propia hacienda allá por el año de 1885 (Según la historia oficial de Tezonapa, editada por el Ayuntamiento). Con los años y la construcción de un trapiche que producía panela y aguardiente, se crearon nuevas oportunidades de trabajo y vivienda en el pueblo de Motzorongo que pronto se convirtió en el refugio y hogar de muchos inmigrantes de diversas partes del sur del país, la mayoría de comunidades del estado de Oaxaca, fue así como comenzaron los asentamientos cercanos a la nueva fábrica y a la hacienda misma.

Reales de Motzorongo

Edición: Medio Real, conservado en el ingenio Central Motzorongo. Fotografía original y créditos correspondientes al Lic. Orestes Valle Juárez.

La población en Motzorongo rápidamente comenzó a duplicarse y debido a la lejanía geográfica con otras comunidades existió la necesidad de comercio entre sus propios habitantes, en algunas partes se acostumbraba a intercambiar productos por otros similares en el tianguis. En el año de 1903 el viejo trapiche se convierte en ingenio azucarero llamado The Motzorongo Sugar Company debido a que sus nuevos dueños eran de Estados Unidos, a partir de aquí surge la idea de tener una moneda propia que sirviera en el comercio local. Se trataba de los míticos Reales, unas monedas ovaladas acuñadas a mano por parte del nuevo ingenio azucarero, tenían validez oficial en toda la Hacienda de Motzorongo y sus alrededores, esta nueva forma de dinero entró en circulación hacia 1904 y tenía un uso similar a los vales de despensa de hoy en día, las monedas estaban hechas de aluminio, lo cuál permitía su fácil torneado, con relieves circulares en su circunferencia y un orificio en su extremo para que pudieran llevarse fácilmente colgadas en alambres o en los cinturones de la gente que andaba en el campo, en su parte superior tenían grabado el texto CIA MOTZORONGO alusiendo a la compañía azucarera de Motzorongo, el valor nominal al centro y en la parte inferior MOTZORONGO. V.C. (abreviatura de Veracruz) como lugar de expedición y manufacturación.

El biólogo Hans Friedrich Gadow, en su libro titulado "Through souther Mexico: Being an account of the travels of a naturalist" publicado en 1908, menciona a los reales, describe que la tienda grande en esos años estaba repleta de toda clase de mercancías capaces de tentar a los nativos de la Hacienda de Motzorongo, como carne enlatada, cigarros, leche, coñac, mantas de lana y machetes. Gadow nos cuenta que se hizo de un puñado de reales para pagar los favores a los niños que lo ayudaban, esa misma tarde volvió por cambio esperando no incomodar al tendero, éste abrió su caja registradora y le respondió al biólogo —Ahí las tiene, tómelas de nuevo; todas volverán a mí otra vez.—, pues los niños ya se habían gastado sus reales al instante en golosinas, presumiendo la celeridad con que se movía el dinero.

Tras varios años de usarse, el término de la circulación de estas monedas coincidió con el final del Porfiriato hace más de cien años. Es así como dejaron de circular los reales, unas simples monedas tal vez ahora sin valor pero que representan, todavía, un verdadero tesoro para la historia de Motzorongo y que estarán para siempre en la memoria de quienes hayamos tenido uno en las manos.

 

Compartir

¿Qué opinas? Escribe tu comentario

Publicaciones relacionadas