Los fantasmas del ingenio Central Motzorongo

2630
0
Ingenio Central Motzorongo

Muchas de las historias que se cuentan en nuestro pueblo sobre fantasmas y aparecidos transcurren principalmente en las instalaciones del ingenio Central Motzorongo, empresa con más de un centenar de años encima donde los lamentos que se escuchan entre la penumbra hacen que hasta al más valiente que desafíe a los habitantes de este lugar se le doblen las piernas del susto. Para esta publicación se realizaron entrevistas con trabajadores de la empresa que quisieron dar su testimonio sobre las cosas extrañas que ocurren en esta distinguida fábrica.

Por ejemplo, en el área de superintendencia, cuenta la gente que algunas veces suceden cosas raras como ruido por las tardes cuando algunos obreros se quedan a curso o cuando una secretaria permanece sola en su oficina durante la noche, se escucha un prolongado arrastrar de sillas o se cambian de lugar, amanecen cuadros en el piso sin que el aire entre por las ventanas en la tarde, desaparecen las cosas de un lugar para aparecer en otro, etcétera.

En una ocasión una señora obrera que trabajaba de intendente en el área, comentaba que llegó en el turno de las seis de la mañana y cuando pasó cerca de una de las oficinas vio la silueta de una mujer sentada frente a una computadora.

Hasta los buenos días le di. —Nos cuenta.
Di como tres pasos y reaccioné, rápidamente se me vino a la mente que era una señora que trabajaba de secretaria hace algunos años, ya fallecida.

¿Se trataba de la misma empleada? algunos comentan que su espíritu todavía visita el que fuera su área de trabajo.

En ese mismo lugar, hace años murió un ingeniero que era dibujante y en una ocasión una secretaria que trabajaba en el turno de la tarde jura haber escuchado un quejido de dolor.

Como cuando se le va el aire a una persona. —Comenta.

Recuerda que escuchó cómo se caía alguien al piso, rápidamente se levantó de su lugar para ir a ver que era lo que pasaba, pero al buscar no encontró nada y su sorpresa más grande fue que ella era la única persona que se encontraba en ese departamento, después de esto sintió mucho escalofrío y náuseas, estuvo enferma por dos días sin olvidar aun aquello que le pasó esa vez.

Qué obrero del ingenio Central Motzorongo no conoce la famosa historia del diablito que se le apareció a un señor que tiene problemas de habla, una historia verdaderamente impactante. Comentan que fue hace años cuando este trabajador se encontraba laborando en el área de calderas, abajo por la parte de atrás en el turno de la noche, en ese lugar no había mucha luz y cuando llovía el agua arrastraba mucha tierra hacia esa zona, el obrero se encontraba realizando sus deberes cuando de repente salió corriendo para avisar que algo sucedía, lo que él logró ver lo hizo tartamudear y se puso pálido. Cuando recuperó el habla y lograron entender lo que decía, comentó que había visto un diablito, con cuernos, cola, lo describió perfectamente, los compañeros que se encontraban con él enseguida fueron a ese lugar para revisar, la sorpresa de estos fue que en la parte donde se estancaba la tierra había unas pisadas extrañas y pequeñas, parecían no ser de humano y se miraba como si fuese arrastrando algo, una cola porque se notaba una línea detrás de estas huellas. El área de calderas es la más famosa, en la que según los obreros más gente ha muerto y más espantan. Por las noches hasta los policías en sus guardias no se atreven a pasar por esa zona en sus rondines.

En otra ocasión, un ingeniero cubano llegó a trabajar al ingenio y fue hospedado en el hotel que se encuentra por la tienda grande en la colonia de empleados, un día, al estar sentado en su cama, vio que una mujer entraba a su recámara, que sin darle la cara, sin hablarle, siempre de espaldas, estuvo acomodando toallas, sábanas y de momento la señora se salió. El cubano se llenó de curiosidad de saber quién era esa mujer, pues él ya tenía conocimiento de quiénes eran las recamareras, le platicó al guardia lo acontecido y cual fue su sorpresa, pues la señora que había descrito se trataba de una exempleada que había fallecido hace muchos años.

Otra de las historias que encierra este ingenio azucarero se desarrolló en los tiempos cuando el puente que se encontraba junto al campo deportivo todavía no era retirado, los que iban a la cargada de los bultos en la bodega de azúcar a altas horas de la madrugada miraban con sorpresa cómo sombras de niños subían por el puente y jugaban en ese lugar, era muy común escuchar esta historia entre conocidos que trabajaban en la bodega.

Sin duda las instalaciones de esta empresa son un lugar místico que todavía guarda para sí un cúmulo de secretos y misterios. ¿Conoces algún otro relato que haya ocurrido aquí? compártelo en los comentarios.

Motzorongo
WRITTEN BY

Motzorongo

Hola, somos una página dedicada a Motzorongo, Tezonapa, en el estado de Veracruz.

¿Qué opinas? Escribe tu comentario

Usamos cookies para personalizar tu experiencia. Si te parece bien, sigue navegando. Más información.