Huelga de tres mil cañeros en Tezonapa y la región

Huelga de tres mil cañeros en Tezonapa y la región

A fines del mes de noviembre de 1969 hubo consecutivas movilizaciones de cañeros abastecedores de los ingenios Motzorongo Y Constancia de Veracruz, y El Refugio y La Margarita del Estado de Oaxaca. La causa: los propietarios de estos ingenios les adeudan 15 millones de pesos y se niegan a pagar; los campesinos amenazan con no cortar los dos millones de toneladas de caña para la presente cosecha, en tanto no les liquiden esa cantidad.

Tiempos de agrarismo

Tiempos de agrarismo

El problema se generó a raíz de que en la zafra pasada 1968-1969, los industriales de esos ingenios se negaron a reconocer el convenio firmado en 1964 en el que se establece que se liquidará en base a un rendimiento mínimo de sacarosa, que garantiza al campesino un pago seguro y no al rendimiento reportado por la fábrica que muchas veces es alterado o se debe a un proceso inadecuado de extracción del dulce de la caña, o a un equipo deficiente y obsoleto.

Se han dado asambleas tumultuosas en Cosolapa, Tezonapa y Acatlán en la participan los comités regionales de los tres municipios, 62 comisariados ejidales, el Círculo Regional Cañero número 58 de Presidio; algunas otras organizaciones y pequeños propietarios. Las negociaciones sobre este conflicto se daban en la Ciudad de México. Por parte de los industriales participaron Eneko Belaustegigoitia Arocena por el ingenio Constancia, Pablo Machado por La Margarita y Manuel Azaula por Motzorongo y El Refugio, quienes mantienen la negativa de reconocer la vigencia del convenio, hasta en tanto el Gobierno Federal no aumente el precio del azúcar.

Peones leales al patrón

Peones leales al patrón

Por Tezonapa estaba a la cabeza del movimiento Ignacio Escobar, como Secretario del Comité Regional Campesino y Gilberto Aguirre Ramos, como presidente del comité encargado de vigilar que el acuerdo de huelga de brazos caídos se respetara en el campo. El CRC en Tezonapa había decidido no correr riesgo de que algunos cañeros se rajaran y comenzaran a cortar su caña, así que determinaron designar como responsable de hacer efectiva la huelga a Beto Aguirre Ramos, un gatillero que todos temían. Su padrastro había sido gente de Don Juan y ahora Beto Aguirre era gente de Emilio Lozano. Quienes lo conocieron lo describen como un hombre de mirada muy pesada, fuerte, violento y a los cristianos que mató nadie los contó, pero debieron haber sido muchos por el miedo que le tenía la gente. Su aparición en la huelga era garantía de que en Tezonapa nadie se atrevería a cortar una sola caña, ni siquiera para remedio.

Estos hechos desencadenarían el asesinato de un líder cañero y una venganza que provocaría un asalto al ingenio Central Motzorongo un par de años más tarde, de cuya historia hablaremos hasta la próxima publicación.

 

Fuente:

Ibáñez Hernández, Pedro. Dulce guanábana. 1ra. edición. 1994. 15p