El sótano de Motzorongo

El sótano de Motzorongo, en el centro del estado de Veracruz, es una de las maravillas naturales más hermosas pero a la vez desconocida por la mayoría de los habitantes del municipio de Tezonapa.

La mayoría de las personas que lo han visitado aseguran que el sótano fue originado por un meteorito. Pero este accidente orográfico es una cueva de origen kárstico, formada por la erosión del agua en una falla impermeable de una planicie de piedra caliza que tiene la característica de tener una abertura exterior notoriamente más estrecha que el fondo, dándole una forma general cónica. Esta depresión geológica es conocida como dolina y es muy común en los relieves típicos de la zona de Tezonapa.

Las dolinas se forman cuando el agua de lluvia se infiltra en los suelos y empieza a disolver la roca caliza, formando una cavidad que al paso del tiempo se hace más grande al grado de que el techo colapsa, formando de esta manera huecos enormes con paredes abruptas como por ejemplo El sótano de Motzorongo, explica el biólogo Ismael Quiroz.

Este sitio también tiene la peculiaridad de ser un refugio natural de aves y demás fauna de la zona. La profundidad del sótano es de unos 50 metros a la vista. La abertura superior se encuentra a nivel del suelo y tiene un diámetro cercano a los 60 metros, mientras que el fondo tiene una apertura máxima de unos 40 metros por 20 en su parte más angosta. En su interior crecen palmas y si se arrojan piedras se escuchará que esta tarda en caer aproximadamente 10 segundos, por lo que se deduce que la profundidad real es mucho mayor, pero por lo arriesgado del lugar nadie se ha atrevido a bajar para medirla con exactitud.

Al parecer este sitio fue descubierto cuando una persona que transitaba por ahí cayó al fondo y fueron a rescatarlo. En este lugar se han creado un singular número de leyendas. Se localiza caminando aproximadamente 90 minutos del cerro este, hacia arriba, a la altura del barrio Infiernillo en una parcela la cual desconocemos el dueño.