El río Paraíso

Una de las maravillas naturales más conocidas dentro del municipio de Tezonapa es el río de Paraíso.

El río se forma a partir de las escorrentías e infiltraciones captadas en la sierra madre oriental. El agua emerge en la localidad de Paraíso y forma un arroyo de aguas someras. Este se dirige al sureste atravesando las localidades de Motzorongo y Tezonapa, es en este punto donde es contaminado por residuos agroindustriales y domésticos, principalmente de los ingenios azucareros de la zona. Finalmente, sus aguas negras desembocan en el río Tonto.

Durante la época de calor, en la zona del valle de Tezonapa aumenta la temperatura alcanzando un promedio mensual de hasta 39 grados. Como consecuencia, mucha gente visita el río. Sin embargo, no solo en esta temporada sino todo el año la mayoría de las personas dejan una cantidad considerable de basura que afecta tanto a la vegetación como a la fauna que ahí se desarrolla.

Si el río se secara pagaríamos mensualmente el consumo doméstico de agua a un precio elevado, los ingenios no funcionarían y la economía local colapsaría. El éxodo de migrantes hacia los Estados Unidos y el norte del país se incrementaría exageradamente. Escuelas, hospitales, oficinas dejarían de existir. Si no hay trabajo no hay dinero. Todo sería muy diferente.

Cuando visites el río con tu familia o grupo de amigos, la basura que generes deposítala en una bolsa y tírala en el depósito más cercano, no en el río ni en las orillas. Evita cortar las hojas y rasgar la corteza de los árboles. No arranques los árboles pequeños. Evitar sacar plantas nativas que crecen en las orillas del río. No captures peces, cangrejos, camarones o aves. Trata a los animales como sujetos, no como objetos. Tampoco bañes animales dentro del río, debido a que el jabón y el shampoo para mascotas contienen sustancias químicas que al entrar en contacto con el agua matan a la fauna que ahí vive. Evita meter motocicletas o autos al agua, ya que liberan grasas  y aceites. No pesques. Los peces y crustáceos están disminuyendo.

Minimiza tu impacto ambiental, si no lo haces simplemente todo terminará y nunca jamás lo podrás hacer, mejor conserva.

Cuida el río, porque es fuente de vida, salud y prosperidad. Vivimos en un paraíso, y no como resultado de las políticas gubernamentales, sino por la disponibilidad de recursos naturales maravillosos a nuestro alrededor.

Reflexiona, no lo olvides. Salvemos nuestro río, todo depende de ti. Nunca es tarde para cambiar.

 

Fuente:

Idea original: biólogo Ismael Quiroz